La cátedra de la dinastía Cavalera

Ante una gran entrada de fans ávidos por metal, los hermanos Max e Igor Cavalera se presentaron el pasado 31 de mayo en las instalaciones del C3 Stage.

Dicha presentación se llevó a cabo para conmemorar dos discos de Sepultura, banda brasileña importante en su género y que fuera fundada por ellos mismos en el año de 1984. Los discos en mención son “Beneath The Remains” y “Arise”, lanzados en 1989 y en 1991 respectivamente.

En punto de las 9:00 de la noche, los hermanos brasileños se lanzaron al escenario para iniciar con “Beneath The Remains”, “Inner Self” y “Stronger Than Hate”, entre otros. Una recta inicial cargada de trash metal al puro estilo clásico de los brasileños.

Rodeados de dosis fuertes de riffs acelerados, los fans no pararon de armar una y otra vez el ritual con el slam y en algunas ocasiones como lo pedía Max Cavalera, el famoso wall of death. Aunque entre aparente violencia extrema, la hermandad estuvo siempre como prioridad, ya que cuando alguien iba al suelo los demás lo ayudaban a levantarse para seguir en el ritual.

Siguieron los temas del disco “Arise” y, así, el tema homónimo “Arise” junto con “Dead Embryonic Cells” y “Desperate Cry”, por mencionar algunos, también formaron parte de una lista donde incluyeron algunos covers como “Ace Of Spades” y “Orgasmatron”, logrando sorprender a todos en el recinto.

Cumplida la hora y media de show, los hermanos brasileños se despidieron, se tomaron la foto para el recuerdo y bajaron del escenario. Aunque de principio se pensó que regresarían, no fue así y más de alguno se notó algo inconforme. Sin embargo, debemos resumir que fue una gran presentación donde los hermanos brasileños mostraron porque Sepultura destacó rápidamente a finales de los 80’s en la escena internacional.

Fotografía y Texto: Orlando González

Advertisements